fbpx

Cómo elegir un dominio web

Tener una página se convierte en una necesidad hoy en día, en especial para quienes tienen un negocio o proyecto y desean emprender, necesitando darse a conocer al mundo. Qué mejor medio que hacerlo con un sitio web, ya que las redes sociales también son una ayuda inestimable, pero funcionan a modo de complemento y no reemplazan a la página web. Sin embargo, no nos vale tener una web de cualquier manera ni a cualquier precio. Hay que escoger, diseñar y llenar con profesionalidad y conocimientos, para que el website cumpla sus objetivos. De vital importancia es, por ejemplo, acertar con el dominio web. Esta primera exigencia, sin embargo, solemos pasarla por alto. Y eso que se trata del primer paso. ¿Quieres aprender Cómo elegir un dominio web? Te lo explicamos en este post. 

Qué es el dominio web

Cuando hablamos de dominio web nos estamos refiriendo al nombre que identifica o que corresponde a un sitio de Internet. Para que lo entiendas bien, piensa que Internet es un universo gigante, gigantísimo, lleno de sitios de toda clase y, muy a menudo, hay sitios que comparten un nombre muy similar, por lo que es fácil confundirlos. A través del dominio web podremos encontrar esa aguja en el pajar, o lo que es lo mismo, esa ínfima porción del pastel que ocupamos en la grandísima red. Es algo así como localizar la ubicación de un sitio en medio de un mapa inmenso.

Cada uno de los sitios de Internet ocupa un espacio y se ubica en una dirección llamada IP. No hay dos IP iguales, aunque sí parecidas, es como si dijéramos al cartero la dirección exacta de nuestra casa para que nos traigan un paquete. Sin ubicación clara, no podrán encontrarnos. El dominio web trata de interpretar esa dirección IP que, por otro lado es numérica, en un término que sea fácil de memorizar para buscarlo y encontrarlo durante nuestra búsqueda.

 

De ahí que registrar bien tu dominio web sea tan importante. Un error en la dirección, hará que los paquetes y cartas no te lleguen, o lo que es lo mismo, que el tráfico de usuarios no llegue a tu página. El resultado es un fracaso estrepitoso de tu sitio. Si la gente no encuentra tu sitio, este será como si no existiera, de modo que estarás invirtiendo tiempo, esfuerzo y muy posiblemente dinero, y desde luego poniendo expectativas, en vano. Porque tu página web mal ubicada pasará desapercibida.

Digámoslo así: la dirección IP te vale para que te interprete e interactúe contigo Internet, pero el dominio web tiene el cometido de que las personas, sean capaces de entender ese lenguaje y comunicarse contigo, aprendiendo tu nombre, memorizando y buscándolo cuando quieran visitar tu sitio.

Cómo tiene que ser tu dominio web

¿Cuáles son las premisas para que podamos recordar algo con efectividad? Nuestra mente recordará más fácilmente aquello que es corto, pegadizo y llamativo. Pues bien, estas mismas reglas, más o menos, son las que deberíamos aplicar en nuestro dominio web. Y es que el dominio tiene dos partes que son el nombre y la extensión. Cuando hablamos de extensión no estamos haciendo referencia a la longitud, no te confundas con esto.

Hay una fórmula para escoger el dominio web que te aconsejamos tener en cuenta porque puede ser muy efectiva para acertar con ello. La llaman la fórmula PALOMA  y a continuación te mostramos por qué. Ya que hay tres ingredientes, relacionados con el SEO, que tienen que estar incluidos en el dominio para que sea exitoso.

Uno de estos elementos es la palabra clave. Si no sabes lo que es una palabra clave, tendrás que aprender un poco de Seo, porque es fundamental para quienes trabajan en Internet. En modo resumido te diremos que la palabra clave, también llamada keyword, es la palabra que un usuario escribirá en el buscador de Google cuando quiera buscar información sobre algo. Luego, como bien sabes, el buscador te muestra una serie de resultados tras los cuales tú irás clickando en los distintos sitios que se te han mostrado hasta encontrar la información que necesitas. Pues bien, de usar bien la palabra clave, va a depender que tu web aparezca o no en esos primeros resultados de búsqueda cuando un usuario busque relacionado con tu sector, contigo o con tu negocio. ¿Lo entiendes ahora?

El segundo elemento que debe contener el dominio es Local, es decir, dónde está tu negocio. Especialmente útil si tu negocio es muy local y quieres potenciarlo.

El elemento final será la Marca. Lo dejamos para tercer lugar pero no por ello es inferior en importancia. Entonces si juntamos los tres elementos tenemos que con sus iniciales se forma: PLM (PALOMA, para que lo memorices mejor). La palabra clave y la marca son esenciales, mientras que el Local, ya depende, como hemos visto. Si prestas tus servicios solamente en un lugar, o preferentemente te destaca ese lugar por algo, pues sí, pero en caso contrario, tampoco tiene sentido.

Se recomienda optar por lo simple y ello implica no colocar, por ejemplo, guiones, ni signos que luego el usuario tal vez no recuerde. Actualmente, pueden usarse la ñ y las tildes.

Lo que está prohibido es usar un nombre de marcas ya existentes. Es decir, no creas que por poner en tu dominio web, por ejemplo, «Coca cola», te van a llover las visitas. Esto no es válido, pues no puedes usar el nombre de otros. Tendrás que usar el tuyo, el de tu negocio y tu marca. Así tendrás tu propio dominio web ideal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Hablamos?